Un voluntariado internacional muy especial

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que hace que un voluntariado internacional sea realmente especial? En este artículo te damos algunas claves a partir de una experiencia real de la voluntaria Adelaide en Ecuador (enero 2019).

hay voluntariados que son especiales

Hay voluntariados que son especiales. El que ha hecho Adelaide en Ecuador es uno de ellos. Todo el mundo tiene derecho a vivir la experiencia de hacer un voluntariado internacional. No importa que la persona sea más mayor o más joven, hombre o mujer, estudiante o profesional, absolutamente todo el mundo tiene la misma oportunidad de poder ir ayudar a otro país en la causa con la que más se sienta identificado o que comparta sus valores.

¿Qué hace que el voluntariado de Adelaide en Ecuador sea especial?. Bien, en primer lugar esta voluntaria francesa trabaja de Relaciones Públicas, organizando eventos. Es una profesión igual que digna que cualquier otra. No obstante, tiene un valor añadido y es el que te tienes que relacionarte con muchas personas. La misma profesión hace que tengas que ser una persona extrovertida, con don de gentes, con habilidades de comunicación, carisma y empatía.

Tener un carácter extrovertido y una mentalidad abierta pueden ayudarte a tener una experiencia de voluntariado positiva.

 

Cuando vives en un país diferente, en una cultura distinta a la de tu país de procedencia, es muy importante integrarte en ella. Si tienes un carácter abierto tendrás más posibilidades de adaptarte con más facilidad. ¿Sabes lo que hizo Adelaide? Semanas previas de empezar su voluntariado en INEPE, Adelaide  estuvo visitando el país y conociendo el día a día, las costumbres típicas, comida, hábitos, etc.

 

el optimismo se contagia

Otra razón por la que el voluntariado en INEPE fue especial, es que Adelaide tuvo una conexión especial con las niñas y niños pequeños. Los niños pequeños son alegres por naturaleza, están siempre de buen humor y les encanta jugar. Cuando encuentran a una persona adulta que está en su misma sintonía, quieren jugar y pasar tiempo con ella todo el tiempo.

Adelaide pasó su voluntariado en Ecuador haciendo lo que más le gusta: estar rodeada de niñas y niños pequeños. Sus tareas de voluntaria consistieron en ayudarles en las clases de inglés, en los talleres y actividades escolares que realizan diariamente, clases de yoga y aikido. También tuvo una contribución muy importante en la elaboración de un plan de comunicación para el Instituto.

Muchas personas que quieren hacer un voluntariado nos preguntan ¿Qué tareas voy a realizar exactamente?. La respuesta es muy variada, pues dependiendo del lugar donde quieras hacer un voluntariado harás unas actividades u otras. Todas tienen que ver con la educación infantil pero, con en el caso de Adelaide en Ecuador, puedes hacer muchas cosas diferentes y distintas, que les sirvan tanto a la ONG como a ti.

Tal y como leíste en el anterior artículo “5 razones para hacer un voluntariado” implicarse en un nuevo proyecto es sinónimo de tener ganas de cambiar el mundo, ser optimista y alegre. Esta misma alegría es contagiosa. La persona voluntaria lleva su optimismo al lugar donde realiza un voluntariado y los niños pequeños le devuelven esa misma alegría multiplicada por dos. Es un circulo virtuoso de optimismo que esperamos que puedas vivir algún día, tal y cómo ha vivido Adelaide mediante el programa Voluntarios Viajeros.

 

Por cierto, soy Jose, de Voluntarios Viajeros 😉
Contacta conmigo si quieres charlar sobre voluntariado.
Un abrazo!

contacta:

Si quieres un trato personalizado en función del voluntariado que elijas, escríbenos y te ayudaremos en todo lo que quieras.

Nuestro horario de oficina es de lunes a jueves de 9:00h a 18:00h y los viernes de 10:00h a 14:00h.

Ley de Protección de Datos (obligatorio)

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola